viernes, 16 de diciembre de 2011

De mejores sitios me han echado… y ebria



No fue mi primer trabajo, ni tampoco el último. Pero como todos era algo que significaba mucho para mi, siempre había querido trabajar en una empresa grande, multinacional, reconocida, ¨de buen nombre¨-para la hoja de vida-. 

Bueno, la verdad esta empresa lo era, al menos en los papeles, porque en el día a día, en la vida real era una empresa como cualquier otra, como cualquier empresa local manejada a las malas, con grupitos y con la misma lambonería de cualquier empresa local. Quién lo iba a imaginar? 

Mi jefe, una mujer, extranjera, por eso uno de mis anteriores escritos ¨Colombia un país conquistado por cualquiera¨. Era una mujer de esa cerradas, de pocos amigos que llegó a nuestro país porque ya un dinosaurio en su país, así que venir a timar acá fue su última opción. A lo mejor en su país tuvo un par de momentos buenos, pero nunca fue alguien brillante y eso se podía ver por la calidad en su trabajo. 

Años antes de que ella fuera mi jefe le hice uno de esos chistes característicos míos, de esos chistes de ascensor -como para romper el hielo-, que en algunas personas cae bien y en otras no. Al parecer a ella no le cayó muy bien el chiste, porque desde ese momento me miró feo, y años después cuando fue mi jefe se le notó. 

El trabajo cotidiano con ella fue una pesadilla, su critica hacía el mío era constante, pero sus argumentos eran de forma y no de fondo, era de ese tipo de personas que corrigen las cosas por corregir y por demostrar que es la jefe y que tienen poder. Pero lo peor era que no se le podía discutir, ni siquiera con argumentos porque era de esas personas que sólo les gusta lo que ellas dicen y hacen, y además era la consentida del dueño de la empresa, -yo tenía todas las de perder-.

Y a mi qué me quedó? Pues, ese fresquito que queda cuando se acaba algo que no te gusta. Si bien debo confesar que no fue fácil recibir el baldado de agua fría que es esa frase ¨Hasta hoy trabaja en la empresa¨, también se siente una libertad enorme, me imagino que es lo mismo que hubiera sentido un esclavo, cuando después de toda una vida cortando caña sin recibir nada más que insultos y maltrato sus cadenas son cortadas. Fue un sentimiento extraño, entre tristeza, decepción, frustración, alegría, tranquilidad y emoción. 

Duré varias semanas echada a la pena, pensando si el error era realmente mío, que quizás me había equivocado de oficio, que lo mío era otra cosa. Pero en mis anteriores trabajos siempre fui la estrella, siempre lo había hecho bien, entonces esta vez el problema era ella y sus complejos de inferioridad que me hacen superior. Todo eso me llevó a una conclusión y es de mejores sitios me han echado. De lo único que me arrepiento es de no haber estado ebria para aquel momento. 


martes, 13 de diciembre de 2011

La verdadera evolución del hombre


Después de largos años de investigación se concluyó lo evidente en la evolución del hombre.

miércoles, 7 de diciembre de 2011

Los Mandamientos de mi Ley de Dios



I. Te mamarás de Dios por todas sus cosas.

II. Por el nombre de Dios, no tomarás en vano!

III. Santificarás las fiestas. (queda igual)

VI. Explotarás a tu padre y a tu madre.

V. No matarás, a menos que sea necesario.

VI. Cometerás los actos más impuros.

VII. No robarás, excepto corazones.

VII. No levantarás falsos testimonios ni mentirás, eso lo hacen las perras.

IX. Te consentirás con pensamientos y deseos impuros.

X. Te revolcarás con los bienes ajenos.

jueves, 24 de noviembre de 2011

El Amazonas nació de una lágrima


La historia que les voy a contar sucedió hace muchos años, tantos que quizás los habitantes de la tierra no superaban a una docena. La historia es acerca de una joven, ella era un princesa que hace poco había dejado de ser niña, su nombre Zonia. Era linda de ojos grandes, pelo negro con visos color caramelo efecto que lograba su buen amigo el sol, su piel era morena y suave, siempre llevaba puestos unos artes con las plumas de un pavo real quien era su mejor amigo desde la cuna y sus vestidos eran largos y coloridos los cuales sacaba de las cortezas de los árboles y los adornaba con pétalos de cayenas, ya que era su flor preferida, tanto que muchas veces las usaba como adorno en su cabeza.
Vivía en la selva, le encantaba subir a la ceiba madre, en este lugar pasaba la tarde contemplando la inmensidad de la selva. En aquellas tardes ella pensaba que tan solo era un pequeño elemento de ese gran complejo de árboles, flores, aves, reptiles e insectos.
Una tarde como cualquier otra Zonia fue a subirse a la ceiba madre, pero esta ya no estaba allí, hizo como los otros árboles que se van moviendo por toda la selva. Ella caminó y caminó hasta que la volvió a encontrar, pero la ceiba ya había cambiado y ahora era otro niño quien disfrutaba las tardes en su parte más alta. Sin embargo ella subió y pensó que podría compartir la ceiba con aquél niño. Pero desde aquella tarde compartieron mucho más que la ceiba, se dieron cuenta que tenían tanto en común que se enamoraron perdidamente.
Él venía desde muy lejos y no se parecía a ningún hombre de la selva, era alto, de brazos fuertes, en sus ojos se podía ver el reflejo de un mar lejano y su pelo crespo denotaba que él no era de esa selva.
Hacían todo juntos, salían a correr detrás de las mariposas de colores, buscaban frutas, él cazaba animales que ella cocinaba con su sazón única y en las tardes subían a la ceiba que era cómplice de su amor. Pero una tarde Zonia fue hasta la ceiba madre para encontrarse con su amado y lo que encontró fue una gran sorpresa, ninguno de los dos estaba. La ceiba madre se había ido y él también. Esperó por horas y días completos y ninguno de los dos apareció, un día se llenó de valor y decidió ir a buscarlos, los buscó por meses enteros hasta que finalmente los encontró muy muy lejos de donde los había visto por primera vez.
Ella emocionada, pero a la misma vez asustada subió a la ceiba para encontrarse con él, pero lo que encontró fue la desilusión más grande de toda su vida, su amado compartía sus secretos con otra mujer. El dolor fue tanto que en ese justo momento ella quiso morir, se dejó caer de aquella ceiba y su cuerpo fue recibido una gruesa cama de hojas que no dejó que le pasara nada malo a Zonia. Allí tirada en el piso con el corazón roto en 10.000 pedacitos cada uno más pequeño que el anterior, lloró y lloró tanto que su llanto ensordecedor aún se puede oír en las noches de luna llena, sus lagrimas fueron tantas que hicieron que naciera lo que hoy conocemos como el río Amazonas que en un principio se llamó como la selva Amazonia, por el nombre de su creadora Ama-Zonia, quien murió amando.
Pero hay quienes dicen que Zonia no murió, se convirtió en el primer delfín rosado y también cuentan que cada vez que los delfines rosados saltan del agua es para ver si aún está por la selva aquél hombre traicionero.

Tenía esa risa que enamora

Y esa personalidad torpemente malévola

lunes, 24 de octubre de 2011

Golpes en el corazón

Quiero volver a tener una relación, para terminarla y cantar esta canción
con todo el sentimiento del mundo y tomar tequila hasta que mis lágrimas sean agave.

viernes, 21 de octubre de 2011

Por qué los cachacos lo tienen pequeño



Sin ánimo de ofender a nadie y sin yo ser una médica o experta en anatomía, ni menos la más conocedora de pipís, me atrevo a decir que los cachacos lo tiene pequeño. Pero no es culpa de ellos, la minúscula diferencia se debe al clima en el que viven o es que ustedes creen que con ese frío las cosas se pueden extender? No, todo con el frío se encoge.

No tengo nada en contra de los cachacos, es más como ellos mismos dicen ellos ¨me parecen gente divinamente¨ aunque insisto que su clima los hace personas tímidas retraídas y ensimismadas como sus pipís que se quedan adentro de ellos mismos y no salen.

Pero una cosa muy diferente sucede después que pasan el primer peaje, dejan de ser introvertidos, se vuelven personas espontáneas y todo de ellos comienza a salir y cuando digo todo es todo. En tierra caliente siempre se despiertan con la popular carpa de circo en la pijama, son más abrazadores y quieren estar encima de cualquier pedazo de carne. El problema de ellos realmente radica en el clima. 

miércoles, 17 de agosto de 2011

E l H o m b r e M a c h o


Recuerdo a mi abuelo, un hombre grande y fuerte con ese pelo castaño quemado por el sol, un macho de un solo jean y camisas a cuadros abotonadas a mitad de camino que dejaban ver un pecho lleno de vellos y un bronceado rojiso. Siempre con botas, actitud dominante y cajetilla de cigarrillos en la guantera de su campero. Ese es del primer macho que tengo memoria. Un prototipo de hombre que se ha ido difuminando con el pasar de los días.

Los machos eran así, y digo eran porque es una especie en vía de extinción y no es que el feminismo los haya apaciguado con la fuerza ha cobrado. De lo cual me declaro entusiasta más no fanática. Simplemente eran otros días y los tiempos han cambiado, el hombre ya no es tan hombre ni tan macho como aquellos días, se ha vuelto delicado, descortés y abusivo.

Recuerdo a esos machos, mi abuelo, mis tíos y a su grupo de amigos. Hombres impecables, correctos. Tomaban ron, jugaban cartas, fumaban tabaco y jamás protagonizaron escandalos de esos que tanto se ven hoy en día: ¨Conducia ebrio y atropelló a una pareja¨, ¨Salió de un bar a altas horas de la noche y agredió a su acompañante¨. Hombres de bien, educados y formales. Hombres, hombres. No como los mamarrachos que vemos hoy en día.

El hombre macho no hacía dieta, ni vivía pendiente de cómo cuidar su cutis, sabía cómo arreglar una tubería en la casa y también sabía cómo comportarse en la mesa. Cuando tenía que mostrar su poder en la calle lo hacía y volvía a su casa a satisfacer a su señora e implantar el ejemplo en su familia. 

Ahora, no entiendo dónde y por qué se se fueron perdiendo estos machos? Hombres que sabían de todo, les daba miedo tener miedo, personajes a los cuales era interesante oírle sus historias, ahora solo son un puñado de historias vacías y de temas triviales. El hombre macho le daba valor a la mujer, el hombre macho era hombre.

domingo, 24 de julio de 2011

De las promociones libérame señor



Qué pena interrumpir a la dama o al caballero que venían meditando, escuchando la radio, leyendo un buen tweet o escribiendo otro. En el día de hoy les vengo a ofrecer este pequeño escrito.

No sé si será nuestra naturaleza o un pacto con el diablo que tienen los de mercado y ventas. Pero ellos logran que sin necesitar nada, sin tener un peso en el bolsillo, con una simple palabra seamos débiles ante ellos. Sí una simple palabra o sus sinónimos; oferta, rebaja, sale, precios bajos o el nombre que le den a su promoción. Siempre logran engancharnos con sus palabras. 

Pero qué hay detrás de todo esto, por qué nuestro cerebro es tan susceptible a las promociones, si no obtenemos más por menos no quedamos contentos. Y como ellos lo saben, juegan con nosotros. Yo sé, todos sabemos que suben los precios para después bajarlos para así satisfacer nuestras débiles mentes.  

Todos hemos comprado cosas porque sentimos que su precio es bajo, atractivo, realmente una oportunidad pero no lo es, es mentira. Así como lo son los famosos outlets y similares, todos son palacios de la mentira para hacernos gastar. 

Y así como este escrito no va a hacia ningún lado, las ¨promociones¨ tampoco nos llevan hacia algún lado, comprar en promoción no es el acto más astuto, además que menosprecia nuestra adquisición o dígame usted si comprar una cartera de Carolina Herrera en promoción es chic. Está en promoción porque nadie lo quiso comprar, fue un articulo sin valor para alguien más.

Aveces siento que es contradictorio y que es un tema sin mucho fondo si comprar o no comprar en promoción, si bien siempre vamos a necesitar cosas ya sea por la necesidad física o psicológica las promociones causan en nosotros ese efecto de cegamiento que nos hace llegar de nuevo a casa con bolsas de cosas que no necesitábamos e incluso ni queríamos, pero que por el factor precio terminamos llevando como trofeo a la estupidez.

Entonces los invito a sacar todas esas cosas inútiles que hayan comprado en promoción, vestirse de pies a cabeza con ellas y tomarse una foto para llevarla en la cartera, de esta manera cada vez que vayan a comprar pendejadas en alguna otra promoción, miren a la ridícula de la foto que con solo verla les dirá: NO COMPREN BASURA EN PROMOCIÓN.

lunes, 13 de junio de 2011

Los Morenazis



Ilustración de: @Lopezgrafico 
Usted quizás pensará; se equivocó esta vieja loca pero así de irónico y estúpido como parece, existe. Si usted es una persona cuerda pensará que el titulo de este escrito parece mal escrito paradójicamente. Sin embargo en este país de ignorantes, sin identidad resulta más fácil copiar o mal adaptar ideologías extranjeras que crear una propia.

Hace unas semanas todo el mundo comentó sobre el programa de Pirry en el cual hablaban de los Nazis Criollos, afortunadamente no vi este programa número uno porque Pirry me parece el personaje de la farándula criolla más aburridor, sin carácter, sin personalidad ni identidad que existe. Y número dos porque este tema me da tristeza y me recuerda lo ingenuos que somos los colombianos. 

Unos días después leí un buen articulo que se titulaba ¨Los herederos colombianos de Hittler¨ bah, hay que ser muy bruto para pensar que siendo descendiente de una sirvienta indígena y un don nadie español en su ADN aún conservará la pureza de la raza aria. Primero hay que conocer un poco de historia. Algo básico, como lo que nos enseñan más o menos en cuarto de primaria, sobre la llegada de Cristóbal Colon y el descubrimiento de América. Saber un poco de quiénes fueron los que llegaron a este nuevo continente y qué vinieron a hacer. 

Acaso creen que vinieron las mejores familias de Europa a esta selva? Acaso creen que el rey o la reina se asomaron a este nido de mosquitos? No seamos tan pendejos! Vinieron las ratas más ratas de Europa, a probar suerte y a tratar de dejar atrás su oscuro pasado. Vinieron hombres solos, estamos hablando 1492 y los años siguientes, por si algunos no lo saben en esa época la sociedad era aún más machista de lo que es hoy, por esto viajaban hombres solos a tierras americanas y se comían a cuanta india mugrosa o negra sabrosa se les pasaba por enfrente.

Es como nuestros colombianos en el exterior. Son personas que acá no eran nadie o que estaban llevados y se van a probar suerte en otros países, igual pasó con los europeos que vinieron a nuestras tierras. Entonces no tiene sentido crear grupos o como quieran que llamen a ese montón de ignorantes reunidos con las cabezas rapadas, que se saludan repitiendo como burros una frase en un idioma que ni sabrán hablar, que llevan en su ropa la insignia del movimiento más ridículo y equivocado de la historia. Hitler estaba equivocado en su época y aún hoy lo estaría.  

Sé que hay derecho a equivocarse en la vida pero cuando todo el mundo advierte y ha demostrado durante años que se seguir con las ideas nacionalsocialistas de los nazis es un error, es estúpido creer que décadas después esto dará resultado. El Revisionismo Histórico y demás pendejas son escritos y teorías de uno que otro mal perdedor, y es tan mal perdedor quien los escribió como quien lo lee. De acá otro problema de nuestra sociedad que no lee y cuando lee, escoge leer la información incorrecta. 

Los mismos alemanes se avergüenzan de esa parte de la historia y por eso han salido al mundo a montar colegios y fundaciones para tratar de mitigar esa mala página del pasado, como que ahora unos niños sin nada que hacer traten de reescribirla y rescribirla mal. La Tercera Fuerza Nación, su pésimo rock anti comunista y marcas como Secret Society y su ropa fashion Nazi son algunos de los brotes de esta tendencia que quiere dejar de ser clandestina para atacar a la sociedad.

Ay! niños dejen de leer pendejadas, todos en nuestra juventud hicimos estupideces pero uno madura, todos quisimos ser parte de una tribu urbana o algún grupo pero es ridículo pasar los 22 años y seguir con pensamientos rígidos y radicales. Maduren!




domingo, 29 de mayo de 2011

Twitter sin mi.





Un día como cualquiera decidí crear mi cuenta en Twitter, la verdad tenía unas cosititas por decir y ya, pensé que desahogarme en 140 caracteres sería bueno, además que sería una buena forma enganchar lectores a este Blog que aún parece que lo leen los mismos de siempre.


Pero así y sin más nada llegué al tweet 550, un número que consideré especial y decidí retirarme, era una decisión definitiva, pero nunca encontré que dijera eliminar cuenta o algo así. No fue fácil, pero siempre pensé que ya no tenía sentido seguir tweeteando, el Blog no fue un éxito y esa era la función de estar en Twitter, entonces me fui.


Me fui y creo que nadie lo notó. Los primeros días era muy complicado coger el celular y no ir directamente a la aplicación de Twitter o prender mi computador y no abrir mi amado TweetDeck. La verdad, no pude resistir mucho y comencé a leer y leer tweets sin escribir. Leí cosas buenas, y otras no tanto, comencé a seguir gente e incluso gente me siguió sin que yo tweeteara algo, bueno eso me hizo sentir bien, que aun sin escribir nada la gente me siguiera.


Pero timelines tan malos fueron los que me hicieron cambiar de opinión y estar vuelta en Twitter. Mi regreso fue un poco más notorio que mi retiro, una carita feliz para mi y no es que quiera ser la tweetera más querida del mundo o la que más followers tiene, pero eso siempre ayuda a la pequeña ególatra que llevo dentro y que creo que todos tenemos.


Entonces si nadie o mejor; si pocos escriben cosas buenas, pues yo lo haré. Al fin y al cabo el trabajo sucio es para pocos.

sábado, 21 de mayo de 2011

P o r s i s e a c a b a e l m u n d o


Si bien es cierto que el hombre durante toda su existencia le ha tenido al fin, a la muerte y por su puesto que al mismísimo fin del mundo. Supuestamente este día ya está por llegar, estudiosos del Libro Gordo de Petete, que en su equivalente religioso; ósea lo que comúnmente conocemos como Biblia, dicen que esta vaina se acabó. Yo no podría asegurar si esto es cierto. Porque lo más cercano que he estado de la Biblia es en este momento que la nombro.


Si se acaba el mundo, pues nadie recordará nada, no quedará nada lo cual me deja muy tranquila porque nunca me preocupé por hacer algo. Nada sería un buen adjetivo para describirme. Siento un poco de pesar por aquellos que se preocuparon más por cosas pequeñas, que por vivir. En eso sí me considero mucho. Porque; sin mucho esfuerzo me he dedicado a vivir mucho, a costa de mis padres, uno que otro familiar o de los animales de la jungla de cemento -marranos, perros, lagartos, buitres, gallinazos- que quieren casarnos.


La ley de la vida sugiere que uno sea más que sus padres, que llegue más lejos que ellos y esto en nuestra sociedad se mide con el dinero y los bienes materias, en este aspecto no me fue muy bien porque casi todo lo que tengo lo tengo por ellos, es más vivo mejor que ellos, pero gracias a ellos.


Por otro lado no me siento mal por no haber aportado a la humanidad, porque ésta ya se va a acabar, igual si no se acaba después no me preocuparé por hacer algo, soy de ese tipo de personas que le gusta recibir mucho y dar poco. Llámenme aprovechada o lo que quieran, yo soy así. Me parece que hago mucho entreteniéndolos durante 5 minutos mientras leen cada tipo de sandez que escribo.


Por último, pero no menos importante recomiendo seguir con el pensamiento colectivo del cual son una fanática de barra brava y todo ¨vive cada día como si fuera el último¨ y más cuando se supone que sí se va acabar.

viernes, 6 de mayo de 2011

Señorita, no me queda pero igual me lo llevo






¿A cuántas de nosotras no nos ha pasado? Incluso me atrevería de decir que a los hombres también les pasa. Entramos a la tienda de ropa, vemos algo que nos gusta, que está en promoción o que por alguna manera nos llama la atención, decidimos pedirlo y es cuando la vendedora nos viene con la sorpresa; lo siento señorita: pero esto no lo tengo en su talla, en color que usted busca o cualquiera que sea la excusa. No importa así nos llevamos el tan deseado artículo. Claro que existe un caso aún peor en el que nos llevamos algo que ni estábamos buscando, ni necesitábamos, incluso sabemos que no sale con nada de lo que tenemos en nuestro closet y sin importar le echamos el tan doloroso tarjetazo sabiendo que al final nos arrepentiremos de aquella decisión.


Pasa exactamente lo mismo con las relaciones, ves al sujeto te gusta y todo el mundo te dice que no es para vos y sin embargo decides ir hacia él, incluso una voz dentro de ti ¨no es para ti, no lo compres¨ -esta voz se llama conciencia, pero nunca le hacemos caso-. Decimos, al igual que con la ropa con unas cuantas puntadas y queda perfecto para mi, lo mando tinturar, le cojo el dobladillo etc… Yo le enseño a bailar, a comer, a hablar bien o lo que sea… ¡Mentira! eso no existe no hay nada más torcido que querer enderezar algo que ya se encuentra torcido.


Si bien casi nadie tiene la posibilidad de mandar a hacer su ropa, mucho menos se tiene la posibilidad de mandar a hacer a nuestra pareja ideal. Pero así como algunas veces después de pasear de tienda en tienda, de pasar de un vestidor a otro, de caminar kilómetros en centros comerciales podemos dar con nuestra prenda deseada y tan buscada. Quizás pase lo mismo con nuestra media naranja.


Ojalá no nos pase a ninguno de nosotros que nos llevemos la prenda equivocada, ¨no es lo que buscaba pero igual me lo llevo¨.

miércoles, 27 de abril de 2011

Nueva entrada

nueva entrada en mi Blog, siento que debía hacerlo hace mucho tiempo y acá está la famosa nueva entrada, para saldar las cuentas conmigo misma. Lo hago únicamente porque llevo varios días con un cargo de conciencia muy grande.

nueva entrada nueva entrada nueva entrada nueva entrada nueva entrada nueva entrada nueva entrada nueva entrada nueva entrada nueva entrada nueva entrada nueva entrada nueva entrada nueva entrada nueva entrada nueva entrada nueva entrada nueva entrada nueva entrada nueva entrada nueva entrada nueva entrada nueva entrada nueva entrada nueva entrada nueva entrada nueva entrada nueva entrada nueva entrada nueva entrada nueva entrada nueva entrada nueva entrada nueva entrada nueva entrada nueva entrada nueva entrada nueva entrada nueva entrada nueva entrada nueva entrada nueva entrada nueva entrada nueva entrada nueva entrada nueva entrada nueva entrada nueva entrada nueva entrada nueva entrada nueva entrada nueva entrada nueva entrada nueva entrada...

sábado, 5 de marzo de 2011

Que me den el trabajo, pero que me respeten la privacidad



Hace contados minutos recibí una visita domiciliaria de una empresa en la cual estoy haciendo para ver si entro a trabajar allá, pero la verdad ya no quiero. El malestar que generó en mi esta visita fue lo que me impulsó a venir a mi computador y escribir. ¿Qué derecho tienen ellos en venir a mi casa y registrar mi vida? Si tendré un compromiso será con la empresa y eso será cuando trabaje allá, mi casa es mi territorio y punto.


Explíquenme, me hace mejor o peor empleada que tenga una casa bonita o no.


Y no es que tenga una casa que se caiga del mugre o que viva en un lugar que me avergüence de él, simplemente es que para este tipo de cosas soy una persona reservada. Me encantan las visitas, pero de mis amigos o familiares. Díganme cómo voy a atender a alguien que ni conozco y además quiere ver hasta mis cajones.


Sentada en mi sala contando mis secretos más íntimos a una extraña que se toma mi tinto en la vajilla que me regaló mi madre con objeto que ésta fuera un tesoro familiar. Esto es la transgresión a la intimidad.


Si bien las empresas, cada día nos absorben con el trabajo y actividades, siento que esto se pasa de la raya, me acabo de sentir violada.

martes, 18 de enero de 2011



Colombia una país conquistado por cualquiera.



Con este título no me refiero a que Colombia fue conquistada por cualquiera, me refiero al presente y pasado cercano. Y es que día a día, viene cualquier don nadie de cualquier país y triunfa como acá, como ninguno.


¿Qué pasa, somos tan ingenuos que nos dejamos seducir por cualquier acento o por alguien que hable español enredado? Seguramente en sus países de origen no eran nadie, vieron en el mapa un país bien lejos y se vinieron acá, y hoy son los reyes. Nos aplica perfectamente ese reconocido refrán ¨en el país de los ciegos el tuerto es rey¨. Y tan ciegos somos que confiamos en cualquier aparecido, antes que en nosotros mismos, gente a la cual no se conoce el pasado y a la cual tampoco se le exige un sustento de lo que se supone son.


Ejemplos de timadores en tierras colombianas hay muchos y quizás ustedes incluso sepan más que yo, tampoco quiero dar nombres ni comprometer gente, porque me parece como feo. ¿Pero quien no recuerda esa racha de actores y actrices de medio pelo que invadieron nuestras pantallas en la década de los 90´s? O ciertos periodistas que vienen a nuestros noticieros a opinar sobre nuestro país y apenas llevan un par de meses en él y seguros viven en Rosales y andan en camioneta blindada con escoltas. ¿O qué me dicen del caso de los publicistas? Es aún peor, personajes empíricos o de poca experiencia que vienen con portafolio robado, acento sureño y convencen a cuanto presidente de agencia, y son nombrados hasta directores creativos.


Ojalá pasará igual con los colombianos en tierras extranjeras, pero es un caso completamente inverso, se van de aquí a otros países y terminan lavando baños, de meseros, niñeras etc. Siendo que acá vienen personas que lavaban baños, meseros o niñeras, y terminan presentando un noticiero, de protagonista de una telenovela, dirigiendo una agencia de publicidad, en fin nosotros siempre seremos menos que los demás, pero eso es únicamente culpa de nosotros. Ya que los hemos tenido tanto tiempo acá, aprendámosle a esos timadores sus mañas y vámonos a conquistar a los más chicos. ¡Bolivia, Ecuadorsh, Guatemala, República Dominicana, todos; prepárense que para allá vamos!